“Social networking” y el mito de Fausto

Lo que conocemos como redes sociales no son más que engaños e ilusiones alojados en una red de máquinas. Grandes empresas a las que cedemos nuestra alma a cambio de una ubicuidad que gestionan a su antojo.

En el ámbito anglosajón, los conceptos “social media”, “social networking” y web 2.0 son objeto de controversia. Esta discusión en inglés no puede ser traducida literalmente al español. En este idioma existe la expresión “medio de comunicación social”, que se ha utilizado como equivalente a “mass media”, y también “red social” que no debería corresponderse con ninguno de los conceptos anglosajones citados (en cualquier caso sería “social network”).

Social media” es un concepto abstracto, que se refiere a aquellos canales que nos permiten difundir un mensaje a más de una persona, mientras que “social networking” se refiere a las herramientas y utilidades que facultan la difusión de ese mensaje.

La web 2.0 ha permitido el desarrollo de aplicaciones de “social media” y de “social networking”. Pero no por ello son redes sociales. Ni mucho menos. De hecho, hasta ahora, lo que existen son simulaciones, representaciones o ilusiones de redes sociales. En todo caso, lo que hay son redes de máquinas, de dispositivos.

Según la definición anglosajona, se acepta, por ejemplo, que Lindeln es “social networking”, que Youtube es “social media” y que Facebook y Twitter conjugan ambos conceptos.

Las redes sociales están formadas por personas. Probablemente su primer desarrollo fue en la revolución neolítica con la división del trabajo. Cada miembro de la sociedad se especializa en algo y tiene la necesidad de compartir o intercambiar.

El punto de partida de la web 2.0, aunque parezca lo contrario, no era el adecuado para el desarrollo de la comunicación en redes sociales, y este aspecto es el que ha sido aprovechado por algunos desarrolladores para crear nuevos modelos de medios de masas. Una red social tiene un carácter más o menos distribuido, es decir, que no tiene centros o concentraciones. En una red distribuida (como la que podría comunicarse en la internet), la información fluye entre iguales y no hay posibilidad de control o de filtro. Los medios de masas tradicionales son todo lo contrario. Hay un punto de concentración (la redacción del periódico, la emisora de radio o de televisión) que tiene toda la capacidad de control y filtro de la información que se considera “pública”. Los “consumidores” de esa información pueden ser manipulados por ese filtro o control, pero no necesariamente tienen que perder su identidad y el control de su intimidad.

El ansia de riqueza o de dominio han condicionado desde el principio de los tiempos el carácter distribuido de las redes sociales. Chamanes, jefes de tribu, aristocracia, burguesía… Siempre ha habido un afán de concentración, de control, de filtro. Bajo pretextos esotéricos, económicos o de convivencia o pacto social.

En la cultura de masas reciente, lo que se concentra es la información.

El nacimiento de las herramientas de “social media” o “social networking” en la web 2.0 creó un falso espejismo sobre las posibilidades de la internet para una red distribuida: la fórmula de compartir peer to peer (entre iguales), la wikipedia, wikileaks y todos los sueños de Open Source, Linux, etc…

Pero lo cierto es que cualquier intento en este sentido es muy vulnerable. Como decíamos, no existen redes sociales en la web 2.0, sino redes de dispositivos. Unos dispositivos que nos acompañan a donde quiera que vayamos y a los que confiamos nuestros secretos. Unas maquinitas que tienen toda la información de nosotros, pero que no somos nosotros.

Lo que han hecho los “social media” y “social networking” son bases de datos con toda esa información. Ya no requieren, como los “mass media”, concentrar información de interés público. Pueden concentrar nuestras identidades (perfiles) y nuestras intimidades; pueden seguir nuestros pasos. Se basan en un modelo de concentración, radicalmente contrario al de las redes distribuidas.

La causa de todo ello ha sido que el cambio experimentado por la red 2.0 no ha implicado un cambio sustancial en el protocolo de internet (Internet Protocol o Ipv.6, que es la última versión). Sigue siendo una identificación de la máquina, y no de la persona. En ese contexto, una red social es imposible.

Los “factotum” de la internet, que conforman la Internet Engineering Task Force (IETF), se han dado cuenta de este “fallo”, y de hecho han iniciado una discusión sobre ello (lo que llaman RFC –Request For Comment– o petición de comentarios).

La propuesta consiste en crear una identidad asociada a la persona (IPv6oSN, Internet Protocol v.6 over Social Network o Protocolo de Internet versión 6 sobre Red Social). Las pruebas se han realizado a través de una aplicación de Facebook (uno de los mayores “concentradores”) que por alguna extraña razón ya no es accesible (o al menos yo no he podido acceder desde mis dispositivos).

Según explicaban sus creadores, “en la IPv6oSN cada usuario es un router con al menos una interface de red virtual (loopback interface) y cada amistad o conexión entre usuarios es usada como un enlace punto a punto”.

Desde luego, suena poco interesante para quienes han encontrado la fórmula de concentrar nuestra esencia en los servidores que guardan en sus sótanos, aquellos a quienes hemos vendido nuestras almas a cambio de una ubicuidad que no les pertenece.

Ahora, a mi me gustaría que en mi escritorio, a través de mi sistema operativo de mi ordenador, pudiera alojar un muro (o un tablón de anuncios o como queramos llamarle) en el que disponer todo aquello que quiero compartir con las redes sociales de las que Yo soy parte. Y poder hacerlo con privilegios, con cosas para mis amigos, para mi familia, para mi entorno laboral, para personas con mis mismas aficiones, para todo el mundo, etc. Y no me importa si el espacio físico que ocupa es el disco duro o una nube. Lo que quiero es que, esté donde esté, mi perfil siga siendo Yo y lo que comparto sea mío y de aquellos con los que lo quiero compartir.

Etiquetado , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: