Anonimato y privacidad en la red

Anonimato y privacidad son dos conceptos que no deben confundirse.  El anonimato debe garantizarse salvo en los casos que afecten a la convivencia, pero la privacidad debe estar garantizada siempre. Justo lo contrario de la tendencia en la internet.

 

La confusión entre anonimato y privacidad es propia de los modelos sociales anglosajones. En el Reino Unido, por ejemplo, no existe algo equiparable al DNI. Se considera que información como el nombre, la dirección o la fotografía forma parte del ámbito de lo privado. Y es esta misma lógica liberal la que tolera que particulares (sobre todo empresas) dispongan de bases de datos que no se limitan a la información relativa a la identificación, sino que invaden la privacidad. Se supone que siempre existe una autorización por parte del usuario o cliente, pero lo cierto que es los traficantes de datos utilizan todo tipo de tretas para usar en su beneficio las condiciones de esa autorización. Por ejemplo, imponerla para poder acceder a un bien o un servicio, a veces fundamental, como las comunicaciones, la energía, etc..

Esta lógica liberal, que asegura defender el anonimato, no tiene reparos en violar la privacidad.

Y, claro, el modelo está condicionando el desarrollo de la web 2.0, dominada por la idiosincrasia anglosajona y el modelo liberal de mercado.

Google, la no privacidad de un anónimo

A Google, por ejemplo, le importa poco nuestra identidad, aunque diga lo contrario. De hecho, ya permite el uso de seudónimos en G+ y registró el pasado mes de marzo una patente para la creación de perfiles anónimos. Pero, a fin de cuentas, perfiles. Es decir, una información que no está asociada a una identidad. Lo que le interesa es esa información. Defiende la no privacidad de un anónimo. Después de todo, a un vendedor le importa poco quien es el comprador, mientras compre.

Facebook, la privacidad de un no anónimo

Hace unos días leí una información en la que se explicaba que el fracaso de Facebook en la bolsa se debe en buena medida a la falta de confianza del mercado en un personaje como Mark Zuckerberg. Y es cierto que hoy Facebook sobrepasa ampliamente las expectativas del “niño prodigio” que la creó. Quien hoy establece las expectativas sobre Facebook es el mercado.

Pues bien, la oficina de patentes de Estados Unidos aceptó el mes pasado el registro de la primera patente de Zuckerberg, solicitada hace seis años, que permite el control, por parte del usuario, de los datos privados asociados a un perfil. En cambio, Facebook obliga a sus usuarios a identificarse con un nombre real. En su idea original, Zuckerberg defendía la privacidad, pero no el anonimato. Es decir, la privacidad de un no anónimo.

El problema es que ni uno ni otro punto de vista garantizan nuestros derechos. Tanto Google como Facebook son modelos de red centralizadora, en lugar de red distribuida (como pretender ser, por ejemplo, Diáspora, que ofrece su código a quien quiera alojarlo en su propio servidor; o incluso wordpress.org, que también nos permite utilizar nuestros servidores). Los perfiles (con o sin identidad, pero siempre con datos privados) se concentran en una base de datos.

La idea de Zuckerberg choca con la lógica anglosajona, como refleja una interesante discusión en la Radio Nacional Pública de EE UU. Porque, efectivamente, en un entorno como el que actualmente representa la web, se justifica la existencia de activistas como los de Anonymous.

Necesidad de algo parecido a un “pacto social o constitucional”

En los países democráticos en los que existe un documento de identificación, el Estado es el que tiene la responsabilidad de que se haga un buen uso de los datos necesarios para esa identificación (aunque no siempre se hace). De hecho, solo la Administración puede reclamar la presentación del documento, y no por cualquier motivo. Además solo puede haber determinados datos asociados a esa identidad: como antecedentes penales, obligaciones insatisfechas con la Administración y poco más. Si un agente de la Guardia Civil nos solicita la documentación en la carretera es frecuente que haga una consulta por radio o a través de un ordenador para saber si existe algún dato de ese tipo. Pero nunca debería saber a través de nuestro documento de identidad si somos ricos o pobres, si somos homosexuales o heterosexuales, si nos gusta más el cine que los libros o qué hemos comprado últimamente en El Corte Inglés.

La internet es un reflejo virtual de la sociedad. Pero su carácter global y el control económico sobre la tecnología hacen que sea muy difícil que se puedan reproducir virtualmente las garantías de ciudadanía.

Si realmente queremos establecer ese paralelismo entre mundo real y mundo virtual de internet, los entornos actuales de “social networking” o “social media” actúan como repúblicas bananeras donde los usuarios renuncian a cualquier tipo de garantía. Como son empresas privadas, te admiten o no, te censuran o no, de una forma arbitraria. Y, además, son los dueños de tus contenidos compartidos mientras no se demuestre lo contrario. Invierten la carga de la prueba y ellos deciden. Y es cierto que también son penalmente responsables, algo que no les importa demasiado mientras lo que tengan que hacer sea pagar multas.

Lo peor es que, como la red social como tal no existe en la internet (porque es una red de máquinas y no de personas), de momento no hay alternativas. Si quieres beneficiarte de la facilidad de comunicación que ofrece tienes que pasar por el aro.

El pacto entre usuarios, reflejado en una norma, en una ley, parece la única alternativa, como en el mundo real, para que existan unas garantías. Si existiera una Administración como la que debería haber sido la ONU, ese sería probablemente el foro adecuado para establecer esas garantías básicas o constitucionales a través de derechos y deberes.

Etiquetado , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: